Análisis: Pinza amperimétrica Mestek CM83C

Desde que vi por primera vez una pinza amperimétrica quise tener una. Con la aparición en el mercado de multímetros y pinzas amperimétricas económicos, cualquiera puede tener ahora estos aparatos de medida tan particulares.

Entre los muchos fabricantes y modelos hoy voy a analizar la pinza multifunción Mestek CM83C, la más completa de la gama CM83 de Mestek. La gama se compone de tres modelos:

  • CM83A: El más sencillo, con un contador de 6000 cuentas, selección de escala manual y no es TrueRMS.
  • CM83B: El intermedio, alcanza las 10000 cuentas, selección de escala automática, es TrueRMS y tiene funciones especiales como test de diferencial y medición de tensión con baja impedancia.
  • CM83C: El más avanzado, añade a las características del CM83B la medición de temperatura y medición de corriente de arranque.

Por un precio que ronda los 20 € no se puede negar que la CM83C es un aparato muy interesante.

La llegada

El envío ha sido tal y como promete la marca en 10 días. La pinza llega en un sobre acolchado, una protección que podría mejorarse. La caja de cartón que es el embalaje original de la pinza es de color negro con un dibujo del aparato, una pegatina indicando el modelo y poco más. Ni siguiera el nombre de la marca.

Dentro encontramos un estuche de tejido, de apariencia resistente, tiene las medidas adecuadas para albergar la pinza, sus accesorios y las instrucciones sin tener que apretar todo para cerrarla. La cremallera abre el estuche por la parte superior resultando cómoda.

El aparato

La pinza tiene un tamaño intermedio entre los aparatos profesionales y los más pequeños. Con 150 mm de largo, 70 mm de ancho y 50 mm de profundidad, resulta cómodo manejarlo y gracias al tamaño de la mordaza no tendremos problemas para medir corrientes aún con secciones grandes. Sus 250 gramos de peso con las pilas imponen ya una sensación de solidez sin resultar un peso excesivo.

La pantalla es cómoda de leer pese a no ser especialmente grande. Disponemos de tres botones justo encima de la pantalla y por encima de estos el selector rotatorio. Si sujetamos la pinza con la mano derecha, podemos abrir fácilmente la mordaza accionando la palanca con los dedos índice y anular. En el costado derecho tenemos un botón que podemos accionar con el pulgar y el selector rotatorio está diseñado de tal forma que también se puede accionar con el pulgar.

El diseño del aparato, como es habitual, está pensado para manejarse con la mano derecha. Además se ha pensado en la manera de hacer fácil y cómodo su manejo con una sola mano, con un resultado realmente bueno.

El encendido se realiza con el selector rotatorio, opción que me parece acertada y me gusta. Utiliza un par de pilas de mando a distancia tipo AAA a las que se acceden por la típica tapa trasera con tornillo.

Las puntas de prueba son de calidad aceptable, llevan un capuchón que cubre toda la punta excepto un par de milímetros para cuando realizamos medidas con tensiones de más de 30 V. Estos capuchones se sujetan a presión.

Las especificaciones

La categoría de sobretensiones está certificada es CAT-III 600 V, lo que lo hace apto para electricidad general.

Se trata de un aparato de rango automático y, como no podía ser de otra manera, tenemos las tres medidas fundamentales: tensión AC/DC, corriente AC y resistencia/continuidad. Además tenemos: test de diodos, frecuencia, temperatura y capacitancia.

Otras funciones de las que disponemos son: pantalla retroiluminada, retención de datos, corriente de arranque, test de diferencial, tensión con baja impedancia.

Se trata de una pinza con una buena precisión, mejor del ±(3% + 6) en las escalas más importantes.

Los rangos y sensibilidad de los mismos para las medidas de tensión y corriente son suficientes para el mantenimiento de instalaciones eléctricas domésticas o de talleres pequeños.

No se puede seleccionar la medición de tensión alterna o continua, el aparato lo hace de manera automática cuando la tensión es mayor a un voltio. La sensibilidad con la que se miden las tensiones es de 0.1 V, suficiente para instalaciones eléctricas.

Que no tenga medida de corriente continua impide, o limita en gran medida, su uso en instalaciones fotovoltaicas.

Las funciones

Esta pinza amperimétrica no tiene muchas funciones, listo las distintas funciones así como sus rangos:

  • Corriente AC (9999 mA, 99.99 A, 600.0 A):
  • Tensión AC/DC LoZ (600.0 V).
  • Resistencia (999.9 Ω, 9.999 kΩ, 99.99 kΩ, 999.9 kΩ, 9.999 MΩ, 99.99 MΩ).
  • Capacidad (9.999 nF, 99.99 nF, 999.9 nF, 9.999 µF, 99.99 µF, 999.9 µF, 60.00 mF).
  • Temperatura (de -20ºC a 999.9ºC, de -4ºF a 1832ºF).
  • Continuidad.
  • Test de diodos.
  • Test de diferencial (RCD, fuga a tierra).
  • Detección de tensión sin contacto (NCV).
  • Corriente de arranque (Inrush).
  • Linterna en la mordaza.
  • Retención de medida (Hold).
  • Medición con frecuencia variable (VFD).
  • Medición de verdadero valor eficaz (True-RMS).

Así listadas parecen un buen número de funciones y con seguridad cubren prácticamente todas las necesidades habituales de quien quiera hacer pequeñas reparaciones en una instalación doméstica o de un pequeño taller.

Tenemos funciones, como la linterna, que sin ser una maravilla, puede resultar muy práctica a la hora de colocar correctamente la pinza o permitir seguir los cables sin necesidad de utilizar otro aparato.

Otras funciones son más especializadas, como la medición de corriente de arranque (Inrush) o la medición con frecuencia variable (VFD). Ambas funciones no he podido comprobarlas por falta de medios.

Hay que prestar atención a un detalle importante, la medición de tensión siempre es con baja impedancia (LoZ), ofreciendo una impedancia de unos 800 kΩ8 en lugar de los 10 MΩ habituales. Esto no es importante cuando medimos en instalaciones eléctricas, incluso es interesante porque evita mediciones fantasma, pero para circuitos electrónicos suele ser una característica que altera el funcionamiento de dichos circuitos.

En este aparato no se puede seleccionar la escala de forma manual, siempre funciona en rango automático. Resulta lógico si pensamos que las escalas en las que utilizaríamos dicha función sería en las de tensión y corriente: en la primera solo tenemos una escala y en corriente es selección manual (mA o A).

Las pruebas

No voy a detallar cómo he realizado las pruebas pues he utilizado el mismo método que en el análisis del Promax PD-352.

En las mediciones de resistencia y tensión las pruebas han dado por buenos los márgenes de error anunciados en las especificaciones del aparato. La precisión anunciada es buena y he podido comprobar que las medidas se mantienen dentro de dicha precisión.

En la medición de tensión he puesto a prueba el True-RMS y el resultado es el esperado: es bueno siempre y cuando la señal no tenga una componente continua. Teniendo en cuenta que esta pinza está destinada a instalaciones eléctricas y no a electrónica, esta particularidad del True-RMS no es importante.

En la medición de corriente me he centrado en comprobar corrientes por debajo de los 20 mA. El motivo es que a partir de unos 200 mA no es difícil medir dichas corrientes por lo que la precisión suele ser la anunciada. Sin embargo, si el aparato declara una sensibilidad de 1 mA, como es el caso, es muy interesante comprobar qué tan bueno es midiendo corrientes pequeñas. La medición la he realizado con una onda senoidal a 50 Hz

Lo que he podido comprobar es que es necesario una corriente de unos 10 mA para que la pinza pueda detectar y medir la corriente. Entre 10 mA y 20 mA la precisión ha sido buena y podemos fiarnos lo suficiente como para realizar mediciones de fuga a tierra. Será una medición limitada porque un diferencial de 30 mA de sensibilidad debe saltar a partir de 15 mA y esta pinza solo nos da medidas a partir de 10 mA, pero nos puede servir para un primer diagnóstico.

La prueba de diferencial me ha defraudado. Simplemente al poner las puntas de prueba entre fase y tierra se provoca una fuga a tierra que hace saltar el diferencial, sin ningún tipo de indicación en el display. Es una función práctica porque te permite comprobar en cualquier parte de la instalación eléctrica que los diferenciales de 30 mA funcionan. Hubiera sido mucho mejor si indicase la tensión entre las puntas y el disparo se realizase mediante un botón.

Conclusiones

La pinza amperimétrica Mestek CM83C resulta un aparato fiable en cuanto a sus medidas. Tiene limitaciones en cuanto a las escalas de tensión y corriente, así como una prueba de diferencial un tanto primitiva.

Puntos que mejoraría de este aparato:

  • Medición de tensión: más rangos, al menos un rango de 99.99 V.
  • Medición de corriente: posibilidad de medir corriente continua.
  • Prueba de diferencial: indicar la tensión entre puntas y tener un botón de disparo.

Aún con todo, resulta una pinza muy adecuada para mantenimiento de pequeñas instalaciones eléctricas como las de una casa o taller pequeño, con una buena relación calidad/precio este aparato resulta un buen candidato para tener en la caja de herramientas.

Compártelo

Leave a Reply

Your email address will not be published.