Análisis: Multímetro Promax PD-352

Mi primer multímetro fue un Promax PD-469 y hace la friolera de 30 años que lo compré. En cuanto a aparatos de medida en electrónica es una de las marcas que no puedes dejar pasar por alto.

Lo que no sabía es que la marca es española, fundada en 1963 por José Clotet en Barcelona y que los primeros equipos por ellos desarrollados incluían equipos para generar señales de televisión y radio y analizadores para comprobar la calidad de la recepción.

En cuanto a multímetros no tienen un catálogo extenso como puede ser el de Fluke, sin embargo no se necesita un gran catálogo para cubrir un gran abanico de necesidades. En Promax han pensado en tener unos pocos modelos de multímetros que puedan abarcar la mayoría de las necesidades de un electricista o un electrónico.

Me llamaron la atención dos aparatos: el FP-2 y la serie PD-35x.

El FP-2 es un multímetro económico pensado para estudiantes y profesionales. Pese a ser un aparato sencillo comparte tipos de medida, rangos y precisión que otros más avanzados, como los PD-35x. De un tamaño algo inferior, con un LCD también un poco más reducido, tiene sin embargo certificación de aislamiento CAT-IV hasta 600 V.

La serie PD-35x se compone de tres aparatos: PD-350, PD-351 y PD-352. Las diferencias entre ellos están en dos funciones: medición True-RMS (verdadero valor eficaz, PD-350 y PD-352) y conexión bluetooth (app móvil, PD-351 y PD-352).

Dado que los cuatro aparatos son prácticamente idénticos en cuanto a lo que pueden medir y cómo lo miden quise probar el más completo, el PD-352. Así que me puse en contacto con Promax y gracias al apoyo de Domo Electra me han dejado una unidad del PD-352 para su análisis.

La llegada

En pocos días me llegó el paquete con el multímetro. En una caja de cartón de dimensiones generosas para el tamaño real del aparato, perfectamente identificada con la marca. Dentro de la caja, y bien protegida por material de relleno, estaba el aparato en su caja de cartón. Esta caja, aún siendo de cartón en su color natural, es de un cartón fino y liso, lleva serigrafiados la marca, un dibujo del multímetro y diversas leyendas como el modelo exacto de la serie.

El multímetro llega dentro de un estuche de tejido que aparenta ser resistente al desgaste. Por dentro el estuche está revestido de un tejido suave. Tiene una división interior, mediante una solapa del tejido exterior, para separar el aparato de sus accesorios: las puntas de prueba, unos cocodrilos, el termopar y un conector multifunción.

Además encontramos el correspondiente certificado de garantía y un resumen de las instrucciones en un librillo de papel satinado de cuatro páginas: dos en inglés y dos en castellano. En este resumen de las instrucciones tenemos dos códigos QR, uno para descargarse el pdf de las instrucciones completas y otro para la descarga de la aplicación móvil. Siempre es un acierto tener las instrucciones disponibles en formato pdf para su descarga: nunca sabes qué puede pasar con las instrucciones y de esta forma siempre las puedes tener a mano.

El aparato

El multímetro tiene un tamaño que podríamos catalogar como normal, 85 mm de ancho, 185 mm de alto y 30 mm de profundidad. Integra una protección anti-choque de goma dura de color azul. En la mano resulta cómodo y agradable al tacto. Con unos 320 gramos de peso se redondea la sensación de comodidad.

Al frente, además de la gran pantalla, tenemos seis botones (cuatro amarillos y dos azules), el selector rotativo y los terminales de entrada. El encendido se realiza mediante el selector rotativo, lo cual me parece muy acertado. Los botones son de una goma agradable al tacto y de tamaño adecuado, se puede utilizar el pulgar para presionarlos sin problemas. El selector rotativo también tiene un tamaño adecuado, el resalte que hace las veces de indicador tiene la forma y alturas adecuadas para que su uso sea sencillo y no nos equivoquemos en la selección realizada.

En la trasera tenemos un soporte abatible que sirve para poner en vertical el multímetro. Este soporte va encajado en la parte trasera, pero se abre de forma fácil. Al llegar a la máxima apertura una pestaña enclava ligeramente la posición con un clack. Dicho enclavamiento debería impedir que el soporte se cierre al mover el multímetro sobre la mesa o superficie sobre la que está, la realidad es que no ofrece la suficiente resistencia si deslizamos el multímetro sobre una superficie con algo de agarre como un tapete. Sin embargo el sonido al enclavar es práctico porque nos indica que el soporte está en su posición y no debemos forzarlo.

Debajo del soporte está la trampilla para las pilas. Estas son dos del tipo AA, me gusta porque son fáciles de conseguir, a una mala siempre se puede robar de un mando a distancia. Los multímetros que tengo llevan una pila de 9 V (6F22) y a parte de caras no son tan fáciles de encontrar como las AA. Para abrir la trampilla hay que quitar un tornillo, sin embargo la posición del tornillo y la forma de abrir la trampilla resultan incómodos gracias al soporte. Hubiera sido más cómodo tener el tornillo en la parte de abajo y que la trampilla hiciera el mismo recorrido que el soporte: girar sobre la parte superior en lugar de sobre el lateral derecho.

La situación de la trampilla debajo del soporte me parece un acierto, en caso de que se rompa o se pierda la trampilla el soporte muy bien puede solventar el problema. Algo que si cambiaría es el tornillo, en lugar de un tornillo de cabeza pequeña hubiera sido preferible un tornillo de cabeza ancha y ranura que permitiera abrirlo con una moneda.

Las puntas de prueba son de buena calidad, llevan un capuchón que cubre toda la punta excepto un par de milímetros para cuando realizamos medidas con tensiones de más de 30 V. Estos capuchones van roscados, en contraposición de otros que he visto de presión. Los de presión son más rápidos de poner y quitar pero los roscados son más seguros. Para usar los cocodrilos hay que quitar los capuchones y se enroscan los cocodrilos, nuevamente solo queda a la vista un par de milímetros de la punta del cocodrilo. Estos son un poco difíciles de abrir por la dureza del aislante que los protege y la fuerza de mordida que tienen.

El adaptador multifunción nos permite conectar la sonda de temperatura así como tiene los conectores para la prueba de transistores.

Las especificaciones

Lo primero que debemos saber hoy en día de un multímetro es para qué categoría de sobretensiones está certificado el aparato, en este caso es CAT-III 1000 V, lo que lo hace apto para electricidad y electrónica generales.

Se trata de un aparato de rango automático y, como no podía ser de otra manera, tenemos las tres medidas fundamentales: tensión AC/DC, corriente AC/DC y resistencia/continuidad. Además tenemos: test de diodos, frecuencia, ciclo de trabajo, test de transistores, temperatura y capacitancia.

Otras funciones de las que disponemos son: pantalla retroiluminada, modo analógico, retención de datos, valor relativo, valor máximo y valor mínimo.

En general podemos hablar de un multímetro de gran precisión con una resolución mejor del ±(1% + 3) en las escalas más importantes. Además el contador del multímetro es de 6000 cuentas que está muy bien.

Los rangos y sensibilidad de los mismos para las medidas de tensión y corriente son las habituales en multímetros para electrónica. No tiene mucho sentido que describa todos los rangos, resoluciones y precisión de las escalas, podéis consultarlo más cómodamente en la tabla resumen.

Una cosa importante pero que no se le presta atención es la tasa de muestreo: el número de veces que se realiza la medida por segundo. En este caso es de 3 muestras por segundo, un valor típico. Sin embargo en el modo analógico estaremos midiendo a razón de 30 muestras por segundo. Volveremos más adelante con esto cuando realicemos las pruebas de medida.

Las funciones

En este apartado en donde suelen notarse las diferencias entre unos aparatos y otros. Describiré rápidamente lo que podemos hacer con las funciones disponibles.

  • Test de diodos: con este test podemos ver el estado de los diodos, resulta muy útil porque también nos permite comprobar LEDs, ya que no dejan de ser diodos. Sin embargo no todos los LEDs se pueden comprobar con esta función, por ejemplo aquellos que requieran 3 V para su excitación.
  • Test de transistores: con este test podemos comprobar el patillaje de los transistores así como saber su ganancia (hFE). Puede resultar práctico, pero en mi opinión no es tan útil como el test de diodos.
  • Frecuencia / Ciclo de trabajo: poder medir la frecuencia y el ciclo de trabajo es muy útil para señales PWM muy ampliamente utilizadas para el control de velocidad de motores en continua.
  • Temperatura: aquellos que necesiten medir temperaturas con frecuencia preferirán un buen termómetro sin contacto. Para los demás, tener la posibilidad de medir la temperatura con el multímetro, es una buena opción.
  • Modo analógico: es común encontrar en muchos multímetros una barra analógica que simula el vaivén de la aguja de los multímetros analógicos. Es útil porque con un vistazo vemos si estamos en la parte baja, media o alta del rango, si hemos seleccionado un rango concreto (modo manual). Además mientras que la pantalla muestra solo tres lecturas por segundo, la barra analógica se actualiza 30 veces por segundo, por lo que podemos detectar de manera muy fácil fluctuaciones que podrían pasar desapercibidas en una lectura puramente digital. Lo más importante en este aparato es que sabemos la tasa de muestreo de ambas lecturas: la digital y la analógica.
  • Retención de datos: tenemos una tecla en la que podemos detener el muestreo de nuevas lecturas. Hay muchos escenarios en los que es útil esta función.
  • Valor relativo: en ocasiones no necesitamos saber la medida real, sino la variación con respecto de un valor dado, esta función nos ayudará en esos momentos.
  • Valor máximo/mínimo: también es posible que necesitemos averiguar el valor máximo o el mínimo de una medida, una vez más tenemos la posibilidad de realizar estas medidas de forma sencilla.

En mi opinión se podría haber prescindido del test de transistores por la posibilidad de medir inductancias. La razón es que no se puede comprobar un transistor si no está desoldado y un buen electrónico ha de saber averiguar los terminales de un transistor mediante el uso del test de diodos. Al final es una función poco práctica y sin embargo medir inductancias es algo mucho más útil.

La función por la que hubiera matado en mis días de estudiante es la conexión bluetooth y la aplicación móvil… Aunque claro, hace 30 años solo conocía los móviles del cine. La aplicación solo es compatible con Android 7 o superior (según la etiqueta de la caja, en las instrucciones pone versión 4.4 o superior), limitado pero no es un problema si la funcionalidad de la aplicación realmente nos es útil. Descargarse la aplicación es tan sencillo como escanear el código QR de las instrucciones, esto nos abrirá el navegador y nos llevará a una página de Promax donde podremos descargar la aplicación. Hubiera sido perfecto si la aplicación también estuviera en Google Play. Enlazar la aplicación con el multímetro es muy sencillo y en las instrucciones está perfectamente explicado.

La aplicación solo admite orientación horizontal, es una limitación sin demasiado sentido pero no deja de ser un tema de preferencias. Con la aplicación podemos controlar más de un multímetro, sí, he dicho controlar. Si bien es cierto que no podemos mover el selector rotativo ni cambiar de entrada las puntas de prueba, el resto de los ajustes del multímetro los podemos realizar desde la aplicación. En este sentido podemos tener el multímetro colocado en algún lugar de mal acceso o incluso peligroso y de forma remota controlarlo y tomar las medidas necesarias. Otra función muy útil es el registro de medidas, nos permite realizar de forma automática un registro de medidas de forma periódica a partir de medio segundo entre medidas. También nos permite definir durante cuanto tiempo se ha de realizar el registro si queremos que solo registre valores durante un tiempo determinado. Mientras realiza el registro podemos ver una gráfica con los valores en la mitad de la pantalla y en la otra mitad la lista de valores registrados. Este registro podemos guardarlo en formato csv para revisarlo posteriormente con la aplicación o con un ordenador. Además permite compartir los datos del registro mediante las aplicaciones habituales de los móviles.

Las pruebas

Durante unos días he utilizado el multímetro, sobre todo en escalas de tensión alterna y continua. He podido observar como las medidas realizadas eran las esperadas, es decir, no daba valores que me hicieran pensar que algo raro pasaba. Este uso me ha servido para comprobar el funcionamiento general y la usabilidad, resultando excelentes. Si ya estás familiarizado con multímetros digitales, prácticamente no hacen falta las instrucciones, y para el principiante no le será difícil aprender su uso básico.

He realizado pruebas de medición en las escalas de tensión alterna y continua, corriente alterna y continua y resistencia para comprobar la precisión de forma más empírica. He de aclarar que no dispongo de dispositivos de alta precisión para realizar las pruebas con la suficiente fiabilidad. Sin embargo he podido constatar que la precisión es la especificada en el manual.

Las pruebas de tensión y corriente continuas las he realizado mediante una fuente de alimentación conmutada económica (ZK-4KX). En tensión continua he tomado 60 medidas de 0.5 V a 30 V. En corriente continua he realizado 49 mediciones entre 10 mA y 4 A. La prueba de tensión y corriente alterna ha sido con una única medida en la escala de 6 V y 60 mA respectivamente. Para la prueba de las escalas de resistencia he utilizado una matriz de resistencias de precisión (1%) realizando 63 medidas entre 1 Ω y 9 MΩ.

Debido a la falta de instrumental de laboratorio adecuado no podía realizar muchas pruebas. Especialmente comprobar la escala de amperios en alterna me resultaba imposible con los medios de los que dispongo. La precisión en este sentido la he constatado por comparativa con otros cuatro instrumentos y, como esperaba, tres de ellos daban medidas compatibles entre si. Esto es, teniendo en cuenta los márgenes de error especificados para cada instrumento la medida era la misma.

Lo más interesante ha sido la comprobación de la escala de 6 V en alterna. Era asumible que los márgenes de error del aparato también se cumplieran… ¿pero por qué no poner a prueba la medición del verdadero valor eficaz (True-RMS)?

He usado un generador de funciones y un miniosciloscopio para generar tensiones alternas que no son sinusoidales. El osciloscopio, un DSO138, me daba los valores máximo, mínimo y eficaz así como la medición de la frecuencia y el ciclo de trabajo. Ya solo con esos datos he podido comprobar cómo en general el Promax PD-352 cumplía bien dando unas lecturas muy aproximadas incluso en un amplio rango de frecuencias que he probado.

A la hora de comprobar la precisión he conectado en paralelo el aparato en cuestión con otros tres más y tomaba una foto de conjunto de las lecturas. Luego en una hoja de cálculo he procedido a calcular los valores eficaces (gracias Wikipedia) y los márgenes de error para cada aparato y medida, incluido el propio osciloscopio (DSO138), de esta forma he podido comprobar que las medidas del osciloscopio eran lo suficientemente precisas como para corroborar la primera etapa de pruebas “a ojo”.

He sometido los multímetros del experimento a cinco tipos de onda (en realidad cuatro más una variación de una de ellas): sinusoidal, cuadrada, triangular, dientes de sierra y dientes de sierra invertida. La frecuencia la he fijado a 50 Hz para esta prueba siendo la tensión pico a pico de unos 8 V con una componente continua de unos -0.2 V. Parece mentira pero para tener precisión en las medidas hay que tener en cuenta esa pequeña componente continua que no he anulado.

En general podemos decir que el multímetro de Promax ha dado la talla y ha dado lecturas fiables, sin embargo se ha salido del margen de error para la onda triangular y las de diente de sierra (tanto la normal como la invertida), llegando en algún caso a duplicar el error especificado.

Pese a que se ha salido del margen de error especificado en algunas formas de onda, en general el comportamiento ha sido muy digno mostrando una lectura muy fiable, ya que el error estaba en las centésimas de voltio en medidas de más de dos voltios, algo fácilmente aceptable en la mayoría de las situaciones.

La utilidad de la característica “verdadero valor eficaz” (True-RMS) ha saltado a la vista, ya que uno de los multímetros de la prueba era el veterano Promax PD-469 que no es True-RMS. La única medida que ha entrado dentro de los márgenes de error ha sido la de onda sinusoidal, como era de esperar. La peor ha sido con la onda cuadrada, dando un error cuatro veces superior. El resto ha dado errores cercanos al doble y en el rango de las décimas de voltio. Aquí no solo se ha notado la precisión y la falta del True-RMS, sino que además la sensibilidad es peor porque el PD-469 tiene escala de 2 V, no de 6 V, por lo que medía en la escala de 20 V con una sensibilidad de 10 mV contra la sensibilidad de 1 mV que da la escala de 6 V del PD-352. Esto también contribuye a mejorar el margen de error.

Conclusiones

El PD-352 es un multímetro sobresaliente: cómodo y fácil de usar, permite realizar prácticamente cualquier tipo de medida que un técnico electrónico o electricista pueda necesitar.

Es, sin duda, un aparato muy recomendable. No es económico si pensamos en el desembolso que hay que realizar, sin embargo difícilmente encontraremos un aparato de estas características a un coste similar y no se trata de un aparato que a los pocos años ya no te sirva, a nada que se tenga algo de cuidado es un aparato que te acompaña el resto de tu vida profesional, he tenido aparatos económicos que han fenecido en menos de un año y sin embargo los dispositivos buenos de verdad aún funcionan perfectamente después de décadas de uso.

Si aun así piensas que el PD-352 es demasiado para ti, puedes ir sin miedo a por el FP-2 porque obtendrás un aparato algo más sencillo, con menos funciones, con el que puedes realizar todas las medidas básicas con la misma precisión que nos da el PD-352, no me cabe duda, después de esta experiencia, que el FP-2 tampoco defraudará a quien lo use.

Pero no todo es perfecto, hay margen de mejora. Lo que yo cambiaría o mejoraría en el PD-352:

  • Estuche semirrígido de EVA (o material similar) y algo más amplio. El textil se me hace pequeño para guardar las pinzas con el multímetro y uno semirrígido protege mejor el instrumento.
  • Compartimento de las pilas, sería mejor tener el tornillo en la parte baja y que la tapa se abriera hacia arriba. Además un tornillo de los que permiten utilizar una moneda para roscar sería el remate perfecto.
  • Añadir medición de inductancias.
  • Doble display, aunque es fácil y rápido en tensión alterna cambiar para comprobar la frecuencia y el ciclo de trabajo no estaría de más tener un segundo display que nos mostrara de forma simultánea la frecuencia. También permite jugar con los modos retención de valor, máximo y mínimo, por ejemplo: mostrando en el display principal el valor del modo y en el pequeño la medida en tiempo real.
  • En la medida relativa posibilidad de mostrar en porcentaje (con un display secundario se podrían mostrar la diferencia y el porcentaje al mismo tiempo).

Agradecimientos

Quiero agradecer una vez más a Manuel Amate (Domo Electra) por su apoyo a la idea de este análisis. También a Jordi (Promax) por su comprensión y amabilidad que me han permitido tener el multímetro con tiempo de sobra para mis pruebas.

También aclaro que este artículo no está subvencionado en modo alguno, tampoco he recibido ningún tipo de indicación por parte de Promax y el aparato ha sido devuelto a la marca una vez he terminado con las pruebas.

Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *