Colaborar con la comunidad

Desde hace tiempo que colaboro con la comunidad.

Así dicho no parece significar gran cosa, quizás porque habría que definir a qué hace referencia la comunidad. La verdad es que yo he sido de los que en cuanto oía necesitamos voluntarios levantaba la mano sin siquiera saber a qué me estaba ofreciendo. Por lo que a lo largo de mi vida he colaborado con distintas comunidades de muy distinta índole.

Hoy me refiero a la comunidad de programadores de PHP. Este mismo blog es una forma de colaboración con la comunidad (en este caso un poco más general).

En mi cuenta de GitHub se pueden ver los proyectos en los que he aportado mi granito de arena.

Quizás el más relevante para mi es mi colaboración con el proyecto que mantiene la extensión de PHP win32service. También he realizado otras pequeñas aportaciones en otros proyectos, pero sin duda win32service es al que más tiempo he dedicado.

Y aquí es dónde quería llegar: colaborar con uno o varios proyectos, aunque sea sólo aportar una pequeña corrección requiere de tiempo, y por lo general bastante tiempo. Ese tiempo que consideramos tan preciado y que tan escaso es cuando buscamos un hueco para la familia, los amigos, las aficiones o simplemente descansar.

Si al menos reportara algún beneficio cuantificable sería fácil de entender. Pero no, de todas las horas que he invertido en las colaboraciones no he obtenido nada más allá que la satisfacción del trabajo realizado.

¿Es la gloria, el autobombo, lo que motiva colaborar? En mi caso podría decir aquello de que colaboro desinteresadamente, sin embargo la verdad es que colaboro porque tengo interés. No se trata de un interés comercial, o de publicidad. Lo primero es que colaboro en aquellos proyectos que de alguna manera han captado mi interés: bien porque los utilizo, bien porque me han parecido interesantes y he visto que podía aportar algo.

Para mi, el motivo más importante por el que colaboro es por devolver lo que la comunidad me ha dado. A lo largo de los años he aprendido mucho, y sigo haciéndolo, gracias a todas aquellas personas que por amor al arte han difundido su saber. Si soy quien soy, si sé lo que sé es gracias a todas aquellas personas que me han trasmitido las cosas que aprendieron no sin esfuerzo.

Ahora yo puedo utilizar lo que he aprendido a lo largo de los años para enseñar o ayudar a otras personas y, de esta forma, hacer que la rueda siga en movimiento.

Entiendo que uno de los pilares de lo que somos es el conocimiento y este sólo crece si se comparte. Así lo siento y en consecuencia así lo vivo.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *