El miedo y los nativos digitales

Quién no ha oído o dicho aquello de “los niños de ahora saben un montón” al referirse a cómo los niños afrontan el reto de interactuar con la tecnología, entendiendo ésta como los móviles, tablets y cualquier dispositivo “inteligente” como las televisiones (curioso, hemos pasado de la caja tonta a la televisión inteligente en sólo una generación). A estos niños se les ha denominado Nativos digitales.

No hemos sido pocos “tecnólogos” que hemos negado la existencia de los nativos digitales. Básicamente porque nadie nace aprendido.

¿Entonces qué explica esa extraordinaria habilidad de las nuevas generaciones con las nuevas tecnologías? (algunas de ellas no tan nuevas, por cierto). Pues la verdad, para ser sincero: no es tan extraordinaria dicha habilidad.

Vale, no será tan extraordinaria, pero ¿por qué se adaptan y aprenden tan rápido que ni los propios padres pueden seguirles el ritmo?

Esta si es la pregunta, y la respuesta es muy simple: el miedo.

El miedo es esa respuesta del ser humano ante situaciones de peligro para evitar que hagamos algo que ponga en riesgo nuestra vida o para huir si esa es la respuesta adecuada para conservar el pellejo… y esa respuesta es tan vieja como los seres vivos.

Los niños no tienen miedo, básicamente en los humanos es una respuesta aprendida. Por lo general el instinto nos hace tener miedo/respeto a lo desconocido y el resto de miedos son aprendidos.

Los niños carecen de la percepción de las consecuencias, no pueden pensar en una linea temporal lo que les incapacita para poder prever las consecuencias de sus actos. Por tanto no pueden tener miedo porque no pueden anticipar las posibles consecuencias de sus acciones.

Además para los niños todo es nuevo. Por tanto, ese instinto de temor a lo desconocido tampoco es que signifique mucho, puede más el instinto de la curiosidad, el ser humano necesita conocer su entorno para sobrevivir.

Los adultos, y podríamos añadir a los adolescentes, tenemos percepción de las consecuencias, podemos imaginarlas y es el miedo a las posibles consecuencias lo que nos bloquea cuando nos enfrentamos a retos nuevos. La tecnología es algo nuevo, extraño, en constante evolución y cambio por lo que despierta un miedo que puede paralizarnos por completo.

El miedo incapacita toda nuestra capacidad de aprendizaje. Si tenemos miedo es porque estamos en peligro, en una situación así lo que menos necesitamos es aprender, y la respuesta lógica es evitar el peligro: huir.

Nuestros miedos pueden ser desde “lo voy a romper” hasta “voy a hacer el ridículo“. Este mismo miedo nos incapacita para ser creativos: no se puede ser creativo si tienes miedo al ridículo.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *