Aprender a programar: mi segunda FP

Hace 25 años terminé mi primera FP, ahí aprendí a programar en ensamblador (6502) y autómatas programables. También programamos algo con Basic, pero yo ya sabía algo de programación cuando empecé FP porque como con otras cosas la programación es algo que se puede aprender por uno mismo.

Después de obtener el título de Técnico especialista en electrónica industrial empecé mi segunda FP. El título objetivo era el de Técnico especialista en electrónica de equipos informáticos y entré en un programa de FP un tanto especial pues en mi clase todos teníamos asignaturas convalidadas por venir de bachillerato (BUP y COU), otras FP o universidad. Así, se condensaba el temario no convalidado en dos años en lugar de los tres habituales.

Así, que tras la EGB y mi primera FP por primera vez enfrentaba una clase específica de programación. En el primer año pasamos realmente poco tiempo aprendiendo las generalidades: paradigmas (programación lineal o secuencial, procedimental y orientación a objetos) y estrategias para el diseño de algoritmos (diagramas de flujo y pseudocódigo).

Pasamos gran parte del curso convirtiendo código (Basic) a pseudocódigo. Tanto es así que realicé un conversor automático. Prefería pasar rato programando cosas chulas que haciendo los ejercicios de pseudocódigo de la asignatura.

La asignatura de programación se evaluaba mediante un proyecto que se debía entregar al final del curso. Mi proyecto consistió en un pseudocompilador de pseudocódigo a QBasic programado en QBasic. El código ejemplo era el pseudocódigo del propio pseudocompilador.

El año siguiente en programación dimos C/C++ y ensamblador 8086, en taller jugábamos con el 8051 y en sistemas con el 6502. En C tuve que realizar algún ejercicio obligatorio, pero lo que a mi me molaba era el ensamblador y esté fue mi proyecto de programación ese año.

Yo soy autodidacta, no puedo quedarme solo con lo que me enseñen, tengo que buscar más… necesito aprender como otros las cervezas del bar. Así que quizás no sea el más indicado para decir qué puede aportar una enseñanza reglada. Más aún si tenemos en cuenta que ya ni existen las especialidades que yo hice y que en informática 25 años es un mundo.

Sin embargo hay algo inestimable: no estás solo. Los profesores te guiarán, resolverán dudas u orientaran cómo solucionarlas. Los compañeros son una fuente inagotable de recursos inesperados: unos compañeros estaban haciendo un Tetris y cuando le preguntaron al profesor cómo hacer ciertas cosas con los gráficos les dijo que me preguntaran… aquel intercambio fue valioso para ambas partes. A ellos, eran un equipo de dos, es obvio porque aprendieron lo que necesitaban saber de forma fácil y rápida (yo había pasado semanas investigando el tema) y tener que explicar lo que uno sabe afianza el conocimiento y aclara la mente.

Por lo que he podido enterarme los Módulos actuales tienen especialidades de programación cuyo temario tiene todo aquello que un programador necesita saber, son muy extensos. Tal vez parezca un temario ambicioso, pero es necesario pues de lo que damos en clase luego el poso es una parte, con que recordemos una pequeña parte de algo, nos será de gran ayuda cuando nos toque enfrentarnos en un problema real a ese algo.

Desde que aprendí a programar con 9 años he ido acumulando muchas anécdotas como la tarde que aprendí ensamblador del 8086 para ayudar a un amigo (yo sólo conocía entonces el 6502), o aquella tarde que dando clases particulares a un chico que estudiaba electricidad aprendí el lenguaje de programación que utilizaba el autómata con el que hacía las prácticas.

De tardes también recuerdo aquella en la que me imprimí el manual de Python y al cabo de un par de horas ya estaba leyendo el código de unos programas para saber qué y como hacían lo que hacían.

Programar para mi es una pasión, por tanto no hay nada mejor que cuando puedes compartir esa pasión con otras personas ya sean veteranos, iguales, novatos, sepan más o sepan menos que no. Es mucho lo que se aprende cuando compartes tu pasión, sea la que sea (aunque sea tocar el txistu).

Por eso siempre merece la pena pasar por algún tipo de enseñanza organizada de aquello que te interese.

Compártelo

1 pensamiento en “Aprender a programar: mi segunda FP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *